CREEX propone una estrategia de 'revolución digital' en el campo para frenar la despoblación

drone 2734228 640
El sector primario extremeño, y su vinculación con la agroindustria, tienen un peso importantísimo en la economía productiva extremeña. Al margen de (o ‘además de’) situaciones coyunturales, este sector soporta problemas estructurales que hay que abordar desde un punto de vista integral y con visión de largo alcance. Desde la Confederación Regional Empresarial Extremeña (CREEX) se lanza una propuesta para el debate, que pasa por la digitalización agroganadera. No es una opción, es una necesidad para Extremadura en su conjunto, enlazada a la lucha contra la despoblación. Según ha señalado Javier Peinado, secretario general de la CREEX, una estrategia de digitalización, enmarcada en un entorno colaborativo, mejoraría la rentabilidad por la vía costes, generaría una agricultura más sostenible, atraería talento a las zonas rurales e impulsaría el relevo generacional.
 
“Hemos visto en las últimas semanas cómo, por diversas circunstancias, se ponía sobre la mesa la difícil situación del campo extremeño, un sector que ya arrastra problemas estructurales, derivados de la escasa rentabilidad de las explotaciones. En este escenario, cualquier elemento que impacte sobre los costes de producción, como la subida del SMI, supone un incentivo al cese de la actividad, que agrava el problema de la
despoblación de zonas rurales” ha indicado Peinado.
 
Del análisis de situación, ha añadido, nace la propuesta de digitalización que avala la CREEX.
El secretario general de la organización más representativa del empresariado extremeño ha afirmado que son muchos los factores que justifican esta apuesta por la revolución tecnológica en el campo. “Por citar solo algunos: permitiría rebajar los costes de producción; minimizaría el impacto ambiental y el uso de recursos naturales; facilitaría la incorporación de jóvenes; respondería a las exigencias de un consumidor más concienciado con la seguridad alimentaria y la trazabilidad, y permitiría fijar población al inyectar renta y tecnología en zonas rurales”, ha resumido.
 
En cuanto a su aplicación en Extremadura, Peinado ha manifestado que el punto de partida sería la concienciación de la sociedad extremeña para que perciba la importancia del campo en la economía y su papel en la fijación de población rural, “y además, podemos aprovechar la reputación que nuestras producciones tienen ya, desde el buque insignia que constituyen las DO e IGP hasta la aportación de las producciones ecológicas y lo relacionado con la economía verde”.
 
Pero para ello, el dirigente de la CREEX ha considerado “un paso fundamental” coordinar la labor de los centros de investigación que ya existen en Extremadura y conectarlos a las empresas agroganaderas y agroindustriales, generando un sistema de innovación aplicada que facilite la transferencia del conocimiento.
 
Asimismo, la Administración juega en todo esto un papel muy relevante. Por un lado, con inversiones en las redes de infraestructuras de transporte, hidráulicas, eléctricas y telecomunicaciones. Por otro, estableciendo una fiscalidad favorable a esta digitalización, simplificando la burocracia para ganar eficiencia. “Igualmente, la Administración debería asumir el liderazgo en los primeros pasos del cambio, ya que, ahora mismo las empresas agroganaderas no pueden acometer muchas de las inversiones. Se trataría de definir una estrategia de digitalización agraria que financie y fomente la innovación en colaboración con el sector privado” ha concretado Javier Peinado.
 
Una cuestión que siempre se plantea es de dónde saldrían los recursos públicos para acometer el cambio. En este sentido, el secretario general de la CREEX ha señalado como fuentes de financiación, por una parte, aprovechar lo que la UE plantea como política prioritaria de lucha contra la despoblación, “y por otra, reorientando partidas hacia esta nueva estrategia, y también reclamando lo que en justicia nos corresponde: no se olvide que España vivió un proceso de reconversión industrial, que los extremeños también pagamos vía impuestos, pero del que no nos beneficiamos. ¿No es justo reclamar ahora la misma solidaridad?”
 
A quienes piensen que cuando se habla de digitalización del campo se está hablando de ciencia ficción o de algo que llegará ‘en el futuro’, Peinado ha recordado que, de hecho ya existen desarrollos que podrían constituir un punto de partida. “Existen, por ejemplo, bancos de datos completos sobre meteorología, composición de suelos, nutrición animal o plagas. Se trata de integrarlos en un entorno Big Data para sacarles rendimiento. También existen ya sensores automatizados, que miden la humedad del suelo, la necesidad exacta de plaguicida o fertilizante en cada parcela, lo que optimizaría esos insumos. Tampoco son ya cosa de ciencia ficción los tractores autónomos ni los drones coordinados con los sistemas de riego y fertilización”, ha avanzado.

 

Del mismo modo, ha incidido en que son cosas del presente “los sistemas robóticos que reciben información y ejecutan las acciones más eficaces y la realidad virtual, que permite a los consumidores, con sistemas tan extendidos como los códigos QR, realizar una visita virtual a la explotación de origen generando una relación ‘personal’ productor-consumidor a través de un simple teléfono móvil”.

Son solo algunos ejemplos, ha explicado el secretario general de CREEX, de algo que ya se está utilizando. Se trataría, pues, de evolucionar pero con una estrategia consensuada y compartida. “No se pretende, por supuesto, que cada agricultor, cada ganadero, tuviese un dron, una base de datos, un sistema propio de sensores, un tractor autónomo…. No, se trata de establecer redes colaborativas y de conocimiento”.

Peinado ha concluido remarcando: “con la complicidad público-privada, apoyos y una estrategia común, la revolución digital del campo es viable e imprescindible".


Imprimir