Satisfacción en la CREEX por que haya cuajado la compra del Grupo Gallardo por parte de Cristian Lay

unnamed 4

La Confederación Regional Empresarial Extremeña (CREEX) ha mostrado su satisfacción ante la noticia de que, finalmente, la oferta de Cristian Lay por el Grupo Gallardo haya sido aceptada, y se llegue a un acuerdo “que despeja incertidumbres, permite la continuidad de una actividad industrial muy importante para Extremadura y lleva la tranquilidad a proveedores, empresas auxiliares y trabajadores”, según ha señalado Javier Peinado, Secretario General de la CREEX.



Peinado ha destacado que, por encima de cualquier otra consideración, “está el hecho de que Cristian Lay es un grupo con una solvencia acreditada, con gran experiencia de gestión empresarial en los diversos campos en los que se ha diversificado su actividad y con una voluntad clara de mantener y potenciar el desarrollo industrial y el empleo”.

El Secretario General de la CREEX ha subrayado: “obviamente, también está el hecho de que se trate de un empresario extremeño, con una trayectoria muy destacada y que siempre ha mostrado una vinculación con su región, algo que en momentos de deslocalizaciones, tiene una gran importancia”

El dirigente de la organización más representativa del empresariado extremeño ha alabado a todas las partes que han llevado la negociación de la compra “por el rigor y la celeridad con la que se ha afrontado una situación muy delicada, porque siempre sabemos que en las operaciones de este tipo juegan muchos elementos, hay muchos actores en liza y cualquier paso tiene que ser muy medido para no dar al traste con la negociación”, para agregar: “aquí hemos visto cómo en pocas semanas se superaban los obstáculos, que no eran pocos, y se ha llevado a buen puerto el acuerdo, lo que habla a las claras de la voluntad de todas las partes”.

Peinado ha confiado en que, a partir de ahora, con la entrada de Cristian Lay, el grupo siderúrgico extremeño recupere el pulso “pese a lo difícil del momento”, y supere los problemas que se cernían y que ponían en peligro una empresa “fundamental en una región donde el tejido industrial es aún muy débil, y necesita de iniciativas tractoras que dinamicen otros sectores y atraigan inversión”.

Imprimir